¿Dientes de leche torcidos? Esto es lo que hay que hacer

15 Feb
Crooked teeth

¿Dientes de leche torcidos? Esto es lo que hay que hacer

Estamos en el mes nacional de la salud dental de los niños, lo que significa que te pondremos al día constantemente con consejos útiles sobre el cuidado dental de tu bebé y responderemos a todas tus preguntas sobre sus dientes.
En este artículo, hablaremos de por qué los dientes de algunos bebés se vuelven torcidos y señalaremos las soluciones adecuadas para este problema.

¿Qué causa los dientes desalineados en los bebés?

Los dientes desalineados suelen ser de origen genético. A veces, un niño hereda los dientes más grandes de su padre y la mandíbula más pequeña de su madre. Sí. La orientación de los dientes puede hacer o deshacer el aspecto de tu hijo.
Cuando este es el caso, los dientes empiezan a luchar por una posición debido a la falta de espacio suficiente para ellos en el arco de la boca. Muchas veces, esto provoca apiñamiento.
Otra causa de los dientes torcidos puede ser el hábito del bebé de meterse los dedos en la boca. Un bebé que se chupa el dedo mete el pulgar entre los dientes inferiores y superiores cuando la boca está cerrada. Esto induce una presión sobre los dientes frontales superiores, empujándolos hacia fuera. Al mismo tiempo, los dientes inferiores son empujados hacia atrás en la boca, lo que conduce al apiñamiento. A veces, crecen dientes de más y el apiñamiento se produce por falta de espacio.
Formas de prevenir y solucionar los dientes torcidos en tu hijo
Si notas que hay espacios entre los dientes de leche de tu hijo, no es una buena señal. Si los dientes están apilados, es probable que sus dientes permanentes también lo estén. No tienes que esperar a que crezcan los dientes adultos para hacer algo con respecto a que los dientes de leche de tu bebé estén torcidos. A continuación se presentan algunos consejos rápidos que funcionan.

#Consejo de prevención 1: Visite a tu dentista regularmente.

Cuando a tu hijo le empiecen a salir los dientes de leche, debes empezar a llevarlo al dentista con regularidad. El dentista no sólo ayudará a que los dientes de tu bebé se mantengan limpios, sino que también vigilará la salida de los dientes adultos de tu hijo. En caso de que los dientes no salgan rectos, el dentista puede remitirle a un ortodoncista.
La mejor opción en este caso es un dentista pediátrico, ya que enviarás a tus hijos al dentista a una edad temprana. Los dentistas pediátricos se especializan en el cuidado dental de los niños, con dos o tres años de formación adicional para centrarse en la pediatría. Un buen dentista pediátrico sabrá relacionarse bien con los niños y reconocer y solucionar los malos hábitos al tiempo que hace que la odontología sea divertida.

Consejo de prevención 2: Corregir los malos hábitos

Corregir algunos malos hábitos puede ayudar mucho a que los dientes de tu hijo salgan rectos. Por ejemplo, los chupetes -a pesar de ser adecuados para calmar a su hijo y proporcionar beneficios para la salud de los bebés- pueden hacer que los dientes de su hijo crezcan de forma incorrecta. Para cuando tu bebé llegue a los dos años, deberías haberle destetado del chupete.
Chuparse el dedo es otro gran instigador de los dientes torcidos. Aunque chuparse el dedo puede parecer una alternativa natural y más segura que el chupete, éste es más recomendable que el pulgar. Esto es así según la Academia Americana de Odontología Pediátrica. Es más fácil controlar el uso de los chupetes que chuparse el dedo.

Visitar a un ortodoncista es una forma segura de solucionar los dientes de leche torcidos de tu bebé

Cuanto antes visite su bebé a un ortodoncista, antes comenzará su tratamiento. Un tratamiento más temprano significa menores costes y una mayor facilidad para arreglar la mordida de tu bebé.
En algunos casos, un ortodoncista puede recomendar un plan de tratamiento de arreglo de los dientes de leche en dos fases. La primera fase comienza pronto, cuando el bebé tiene la mayoría de sus dientes de leche. Durante la primera fase del tratamiento se puede recomendar el uso de aparatos, para lo cual el ortodoncista le proporcionará los aparatos necesarios con la suficiente antelación.
Se pueden utilizar varios aparatos a una edad temprana para facilitar y acelerar el tratamiento de ortodoncia cuando el niño llegue a la adolescencia. Por ejemplo, los espolones linguales reducen la succión del pulgar y el movimiento de la lengua que podría desorientar sus dientes. Un expansor palatino es adecuado para corregir una mordida o crear espacio para nuevos dientes.
La segunda fase del tratamiento tiene lugar cuando el niño ha ganado la mayoría de sus dientes permanentes. En esta fase se utilizan aparatos para corregir la mordida y los dientes torcidos. El tratamiento con brackets suele durar entre 18 y 36 meses. Es fundamental que el niño cuide bien sus aparatos y sus dientes, ya que cuanto mejor los trate, menos tiempo tendrá que llevarlos.
Deja que un reputado centro de ortodoncia corrija los dientes de tu hijo
¿Busca más consejos sobre qué hacer con los dientes torcidos de su hijo? Visítenos en el Wilmington Orthodontic Center. Estamos convenientemente ubicados al este del centro de Wilmington y tenemos todo lo necesario para restaurar la alineación de los dientes de su bebé. No sólo trabajamos con dentistas pediátricos capacitados que tienen una profunda pasión por el trabajo con los niños, si no que también tenemos una ortodoncista experta, la Doctora Nancy Pancko en nuestro equipo.

Póngase en contacto con nosotros hoy mismo y comience el viaje de su bebé para tener una disposición de los dientes perfecta.